• ¿Qué ventajas ofrece el coaching?

    Las personas que entablan una relación de coaching pueden esperar experimentar nuevas perspectivas con relación a sus retos y oportunidades personales, mejorar su capacidad de reflexión y toma de decisiones, mejorar la eficacia interpersonal y reforzar la confianza en su trabajo y su vida. Con un compromiso de mejorar su eficacia personal, también pueden esperar resultados apreciables en las áreas de la productividad, la satisfacción personal en la vida y el trabajo y la consecución de objetivos importantes a nivel personal.

    (Fuente: ICF Argentina).
  • ¿Cuáles son las razones por las que una persona recurre a un coach?

    Hay muchas razones por las que una persona o un equipo pueden recurrir a un coach. Incluyen, entre otras, las siguientes: - Hay algo en juego (un reto, un objetivo o una oportunidad) y es urgente, atractivo o apasionante. - Hay una carencia de conocimientos, capacidades, confianza o recursos. - Hay que realizar un esfuerzo importante, y no hay mucho tiempo para ello. - Existe el deseo de acelerar los resultados. - Es necesario corregir el rumbo en el trabajo o la vida debido a un contratiempo. - La forma de relacionarse de un individuo es ineficaz o no contribuye a la consecución de sus objetivos personales. - Hay falta de claridad y es necesario tomar decisiones. - El individuo tiene un éxito muy importante y el éxito empieza a ser problemático. - Existe un desequilibrio entre la vida y el trabajo que tiene consecuencias no deseadas. - Alguien no ha logrado identificar sus principales puntos fuertes o la mejor forma de aprovecharlos. - El individuo desea que el trabajo y la vida sean más simples, menos complicados. - Existe la necesidad y el deseo de mejorar la organización y la autogestión.

    (Fuente: ICF Argentina).
  • ¿Cómo se prestan los servicios de coaching? ¿En qué consiste el proceso?

    El proceso de coaching. Por lo general, el coaching empieza por una entrevista personal, ya sea cara a cara o por teleconferencia, para evaluar las oportunidades y los retos actuales del individuo, definir el ámbito de la relación, identificar las prioridades y establecer los resultados concretos deseados. Las sesiones de coaching posteriores se pueden realizar en persona o por teléfono, y cada una de ellas tendrá una duración previamente establecida. Entre cada sesión de coaching programada, se le puede pedir al individuo que lleve a cabo acciones concretas para reforzar la consecución de sus objetivos prioritarios. El coach puede aportar recursos adicionales en forma de artículos, listas de comprobación, evaluaciones o modelos para ayudar al individuo en sus pensamientos y acciones. La duración de la relación de coaching varía en función de las necesidades y preferencias personales del individuo.

    (Fuente: ICF Argentina).
  • ¿En qué difiere el coaching de otros servicios profesionales?

    El coaching profesional es un servicio bien diferenciado que se centra en la vida de un individuo en relación con el establecimiento de objetivos, la creación de resultados y la gestión del cambio personal. En un esfuerzo por comprender lo que es un coach, puede resultar útil distinguir el coaching de otras profesiones de apoyo personal u organizativo. - Terapia. El coaching difiere de la terapia en distintos aspectos. En primer lugar, el coaching es una profesión que fomenta al crecimiento personal y profesional sobre la base de un cambio iniciado por el individuo para alcanzar resultados concretos. Estos resultados están vinculados al éxito personal o profesional. El coaching se centra en el avance hacia el futuro. En cambio, la terapia consiste en tratar el dolor, la disfunción y el conflicto en un individuo o en una relación entre dos o más individuos. Con frecuencia, se centra en resolver dificultades surgidas en el pasado que obstaculizan la capacidad emocional presente del individuo, mejorando su psicología en general y gestionando las circunstancias actuales privadas y profesionales de formas emocionalmente saludables. Los resultados de la terapia suelen incluir mejoras en los estados de ánimo y emocionales. Aunque los sentimientos y las emociones positivas pueden ser un resultado natural del coaching, su objetivo principal es crear estrategias aplicables para conseguir objetivos concretos en la vida profesional o personal de un individuo. En una relación de coaching, el énfasis se sitúa en la acción, la responsabilidad y la continuación. - Consultoría. Los individuos y las organizaciones pueden retener a los consultores para aprovechar su experiencia en un campo concreto. Aunque los enfoques de la consultoría varían ampliamente, el consultor suele diagnosticar problemas y prescribir soluciones, llegando a implementarlas en algunos casos. Por lo general, en el caso del coaching, los individuos o equipos son capaces de generar sus propias soluciones y el coach ofrece enfoques y marcos de apoyo basados en el descubrimiento. - Mentoring. El mentoring, que podría definirse como el proceso de guiar a partir de la propia experiencia o de compartir la experiencia en un área sectorial o en el desarrollo de una carrera, se confunde a veces con el coaching. Aunque algunos coaches ofrecen mentoring como parte de su proceso, por ejemplo cuando hacen coaching con nuevos coaches, no suelen ser mentores de sus clientes. - Formación. Los programas de formación se basan en la adquisición de determinados objetivos de aprendizaje definidos por el instructor. Aunque los objetivos del proceso de coaching son claros, es el individuo o el grupo quien los establece con la orientación del coach. La formación también conlleva una ruta de aprendizaje lineal que coincide con un programa establecido. El coaching es menos lineal y carece de un programa de estudios predefinido.

    (Fuente: ICF Argentina).
  • ¿Puede un directivo realizar coaching a sus empleados y colaboradores?

    No cabe duda de que el directivo puede hacer coaching informal a sus empleados, pero le resultará muy difícil sustituir a un coach externo bien preparado, de acuerdo a las siguientes razones: * El directivo tiene que ver a su “cliente” cada día, y eso le pone difícil ser objetivo. * El directivo ya está suficientemente ocupado como para añadirle otra tarea a su carga de trabajo cotidiana. * Su responsabilidad principal es para con la organización, no con su “cliente”, lo cual puede generar conflictos de confidencialidad * Puede que el directivo sea responsable de la evaluación de esa misma persona a la que aplica coaching, lo cual generará problemas. ¿Le resultará fácil a ese “cliente” confesarle a su jefe que no le gusta su trabajo o está mal dirigido?

<

© 2012 Alkem Consultores | Todos los derechos reservados